NEUROCIRUGÍA PEDIÁTRICA

Introducción

La neurocirugía pediátrica es una especialidad derivada de la Neurocirugía general que tiene como objetivo tratar a los pacientes en edad infanto-juvenil de enfermedades del sistema nervioso susceptibles de tratamiento quirúrgico. Estas enfermedades inciden sobre toda la estructura familiar del niño. Por ello es importante tener en cuenta los aspectos psicosociales propios de esta patología para que la atención al niño sea no sólo asistencial sino también humana.

El niño no es un adulto pequeño, su sistema nervioso está en continuo desarrollo y crecimiento y hay una serie de enfermedades específicas, aparte de las anomalías congénitas, distintos en el niño que en el adulto, lo que hace fácilmente comprensible la necesidad de la existencia de la neurocirugía pediátrica.

Neurocirujanos Pediátricos

Los conocimientos de embriología, fisiopatología, evolución normal y alteraciones del desarrollo psicomotor del niño entre otros, son imprescindibles en esta especialidad, cuya patología varía considerablemente de la del adulto, como sucede por ejemplo con las hidrocefalias del niño que, a excepción de las asociadas a tumores, son diferentes de las del adulto. También las craneosinostonosis, las efusiones subdurales, las fracturas evolutivas y las disrafias craneoespinales, entre otras, son procesos exclusivos del niño.

Las intervenciones neuroquirúrgicas en los niños requieren el conocimiento de una serie de características anatomo-fisiológicas propias de estos pacientes, como la menor consistencia del parénquima cerebral, la existencia de cisternas subaracnoideas mínimas, la potencial plasticidad cerebral tras un insulto neurológico y otras muchas más, que precisan ser tenidas en cuenta.

Especialistas formados y entrenados

Todos estos detalles junto con otros muchos no citados indican la necesidad de que la neurocirugía infantil la desempeñe un equipo formado, entrenado y familiarizado con las patologías que afectan al paciente pediátrico, y que además dediquen su actividad profesional principalmente dirigida al tratamiento de los niños. Este trabajo se debe desarrollar además en el contexto de un equipo multidisciplinar, con especialistas dedicados al estudio y tratamiento de enfermedades de los niños.

Breve Historia de la Neurocirugía Pediátrica

Franc Douglas Ingraham fundó en 1929 la neurocirugía pediátrica. Fue discípulo de Harvey Cushing y Walter Dandy, dos de los padres de la neurocirugía, y posteriormente estuvo en Oxford con sir Charles Sherrington. A su regreso a Boston en 1929 es encargado por Cushing de la Unidad de Neurocirugía del “Children’s Medical Center” y es a partir de entonces cuando Ingraham acepta el encargo y dedica el resto de su carrera profesional al desarrollo de la neurocirugía pediátrica. Matson fue otro de los pioneros colaborando con Ingraham en desarrollar esta especialidad y en formar a numerosos neurocirujanos pediatricos que hoy en día trabajan en multitud de clínicas infantiles extendidas por todos los continentes.

En nuestro país los pioneros de la neurocirugía pediátrica fueron Emilio Ley, Francisco Aguilera y Martín G Blázquez en Madrid y Pablo Fuenmayor en Barcelona en la década de los 60, pero en realidad el que se dedicó fundamentalmente a la neurocirugía pediátrica fue Martín G. Blázquez a quién el Prof. Obrador encargó de la Neurocirugía del Hospital Infantil La Paz en 1965. En 1974 el Dr. Blázquez con quien había trabajado el Dr. Izquierdo desde el 66 al 70 se trasladó a Valladolid y deja la Sección de Neurocirugía Infantil al Dr. Villarejo, quien trabaja en esa Unidad desde el 74 al 88 en que se traslada como Jefe de Servicio al Hospital Infantil del Niño Jesús.

A Villarejo le sucedieron en La Paz primero Cesáreo González, luego J.L. Moneo y por último F. Carceller. Simultáneamente al principio de los 70 Alvarez Garijo en Valencia, Barrionuevo en Sevilla, Lafuente en Barcelona, Esparza y Cordobés en Madrid y Martínez Lage en Murcia, empujaron con fuerza para el desarrollo de esta rama de la Neurocirugía. Mas tarde Poch y Costa en Barcelona, Gelabert en Santiago, Zorrilla en Bilbao, Narder y Urbano en Málaga y todos los grupos de compañeros que trabajan con ellos como C. Alvarez, A. Pascual y C. Pérez Díaz, etc, colaboran intensamente en el establecimiento de la Neurocirugía Pediátrica.

En España, todos estos profesionales colaboran estrechamente e intercambian constantemente sus experiencias a través de la Sociedad Española de Neurocirugía Pediátrica (SENEP) y con el resto de compañeros europeos en la European Society for Pediatric Neurosurgery (ESPN).

Participa activamente en la Sociedad Española de Neurocirugía Pediátrica

HAZTE SOCIO